La Música puede Cambiar el Sabor de la Comida

Música y comida hacen que tus platos exploten de sabor.

Es cierto. Lo que comes te puede gustar más o menos dependiendo de la música que estés escuchando en ese momento. Y es que aunque no lo parezca, saboreamos con el cerebro, no con la boca. La lengua es sólo la puerta de entrada y el cerebro el que interpreta los sabores.

Comemos con la boca. Saboreamos con el cerebro.

La música modifica la preferencia por ciertos alimentos porque el cerebro se engaña al recibir impulsos eléctricos. Esto hace que se pueda percibir un sabor más salado, dulce o amargo de lo que realmente es. (Charles Spencer).

A la hora de poner música en un restaurante, o si tienes una cena con amigos y quieres sorprenderles, no sólo tienes que tener en cuenta el estilo de música, sino que el sonido y el tempo también hay que tenerlos muy presentes. Los sonidos agudos mejoran la percepción de los sabores dulces mientras que los graves realzan el sabor salado, amargo o condimentado de los alimentos.

Respecto al tempo, si la música tiene un ritmo acelerado hace que los sabores desaparezcan antes de nuestra boca, mientras que la música relajada provoca que las sensaciones de los sabores duren más tiempo. ¡Alucina!

La música puede influir e incluso cambiar el sabor de un alimento.

El sonido tiene un efecto muy potente en nuestra experiencia gastronómica. Es fundamental escoger la música adecuada acorde al estilo de comida que se ofrezca. Para llegar a estas conclusiones, Spencer (psicólogo experimental) hizo un experimento en el que reclutó a más de 700 voluntarios que probaron distintos platos mientras sonaba uno de los seis géneros musicales analizados. Después de probar la comida, la valoraron del 1 al 10.

Los resultados fueron los siguientes:

musica y comida; Neuromarketing

El picante se lleva bien con el Rock and Roll ya que es música que te mantiene más alerta, más enganchado, lo que hace que se aprecie más el sabor del picante. Los participantes del estudio declararon que el sabor de la comida era más picante cuando escuchaban rock que cuando escuchaban jazz. Curioso ¿verdad?

Al igual que existen canciones para cada estado de ánimo, existe un estilo musical concreto para cada tipo de comida.

En empresas de Marketing sensorial, como Brandtrack, no sólo se analizan los gustos musicales del público sino que también se estudian los insights (niveles inconscientes) del consumidor para ofrecer una música que mejore la experiencia de los comensales y potencie el sabor de los platos.

La música puede arruinar o mejorar la comida de tus comensales.

¿Sabías que las zonas cerebrales de placer y recompensa que se activan cuando comemos son las mismas que cuando tenemos sexo o escuchamos música?

Según Gary Wenk, autor de “Tu cerebro y la comida”, cuando comemos grasa, sal o azúcar, nuestro cerebro recibe una recompensa en forma de placer (por la activación del núcleo accumbens). Por eso es tan placentera la comida rápida o los helados.

Pero es que si combinamos está experiencia deliciosa de por sí con la música, no sólo conseguiremos activar nuestros sentidos para hacer que los sabores se potencien, sino que también conseguiremos que la experiencia sea más satisfactoria en todos sus aspectos.

La música puede conseguir que la gente coma más.

Thomas Hummel, científico y otorrinolaringólogo, afirma que los comensales se alegran cuando escuchan música de ritmos armoniosos y eso hace que el apetito incremente.

Entrando en detalle, esto se produce debido a que cuando comemos o escuchamos música liberamos dopamina, serotonina y endorfinas entre otras sustancias. Estas hormonas tienen en común la regularización de los estados de ánimo, algo fundamental para activar las ganas de comprar y consumir. ¿Qué más funciones realizan?

 Dopamina

La dopamina está implicada en la motivación, el placer y el deseo, ayudando a regular la memoria, el estado de ánimo…

 Serotonina

La serotonina ayuda a realizar la digestión, controla el nivel de temperatura corporal, influye en el deseo sexual y la capacidad de enamorarnos (ya sea de una persona o de una marca)…

 Endorfinas

Las endorfinas son denominadas las hormonas del placer porque cuando se activan causan sensación de placer y calma.

La música es el ingrediente secreto para una experiencia gastronómica perfecta.

Antes de volver a poner una lista aleatoria en tu playlist, piénsalo dos veces ¡La música es el condimento perfecto para que tus platos se saboreen con todos los sentidos!

Posts published: 20

8 comments

  1. Encarnación dice:

    ¡Que interesante!
    Y yo me pregunto: ¿Qué música ayuda a llevar mejor un régimen?.
    Creo que es un nuevo mercado a explotar, en lugar de pastillas para adelgazar, el producto será: Música que ayuda a perder peso.
    🙂

    1. Mascaraque dice:

      ¡Que bueno! Voy a investigar sobre ello Encarnación 🙂
      La música es un estabilizador de emociones. Seguro que usada correctamente calma la ansiedad y es menos dañina que las pastillas para adelgazar ¡Gracias por la idea! Un abrazo

  2. Emma dice:

    ¡Me está entrando hambre sólo de leerlo! Eso sí, voy a estudiar bien lo que voy a escuchar mientras 🙂
    Muy interesante.

    1. Mascaraque dice:

      ¡Buena decisión Emma!😂 Explota los sabores al máximo. Ya me contarás que tal la experiencia. Un abrazo!

  3. Laura dice:

    😍 que interesante, me gustó mucho el artículo.

    1. Mascaraque dice:

      ¡Que bien Laura! Como me alegro 🙂 Muchas gracias por dejar tu opinión. Un abrazo!

  4. Jorge dice:

    Da gusto leer artículos con contenido tan valioso. Aportas datos interesantes que pueden ser muy útiles a la hora de montar o mejorar un negocio. Gracias

    1. Mascaraque dice:

      Muchas gracias a ti por comentar Jorge. Que el contenido que escribes funcione con el fin que te habías propuesto produce una satisfacción inmensa. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NeuroSuscríbete!

Este Blog es para personas con ganas de descubrir, entender, aprender y compartir ¿Empezamos?

Un poquito más de mi
MasCaraQue Instagram
NeuroIdeas en Twitter